volver>>
 

Programa: 24/11/2011

¿Cuáles son las características generales de la persona vulnerable a ser manipulada?

Las personas vulnerables a ser manipuladas temen fundamentalmente el conflicto; temen desagradar, herir al otro, pero sobre todo tienen miedo de dejar de ser queridas y apreciadas.

 

¿Por qué algunas personas son vulnerables a ser manipuladas?

Todas las personas tenemos puntos débiles, pero hay personalidades más vulnerables que otras. ¿Por qué? Porque tienen ciertos traumas de la infancia no resueltos. La pérdida de un progenitor a edad temprana, la convivencia con adultos manipuladores en su entorno afectivo, padres abandónicos, una educación represiva, entre otras razones, podrían ser las causas de dicha vulnerabilidad.

En esa realidad donde los otros, “todo lo sabían”, han aprendido que no deben sentirse heridos aunque lo estén, pero sobre todo han aprendido que de, alguna manera, por incomprensible que parezca, son responsable de lo que ocurre. Pueden sufrir el maltrato y sentirse merecedor de él. Estas personas han sufrido, pero en lugar de transformar el sufrimiento e necesidad de dominio, lograron sentir empatía y comprensión por los demás.

¿Qué buscan las personas vulnerables a ser manipuladas?

Básicamente ser amadas, o mejor dicho, sentirse dignas de ser amadas. Crecieron con la idea de que es necesario ser complacientes para ser elegidas como objeto de amor. De ahí que muchas de sus características estén relacionadas con el modelo ideal que construyeron y que creen que deben cumplir. Las personas vulnerables a ser manipuladas temen fundamentalmente el conflicto; temen ofender, desagradar, herir al otro, pero sobre todo tienen miedo de dejar de ser queridas y apreciadas. No podrían soportar el rechazo y se vuelven cada vez más vulnerables frente a esos sentimientos y emociones. No aprendieron a confiar en su propio juicio crítico y, por lo tanto, entregan la evaluación de sus acciones a la mirada u opinión de los otros.

La ingenuidad es otra de las características de las personas vulnerables a ser manipuladas y se manifiesta al tomar”al pie de la letra”, las promesas, las palabras, criticas, y culpas vertidas por quien manipula. También pierden estabilidad fácilmente y esto es el punto de enganche que aprovecha el manipulador. Quienes hayan podido conservar cierta capacidad de reacción y/o de rebeldía, pueden protegerse mejor.

¿Qué quieren decir cuando dicen “Te Amo?”

Es factible deducir que para el manipulador el decir “te amo”… signifique: Ámame.., y para la persona manipulada: ¿Podrías amarme?

¿Cuáles son las características generales de las personas manipuladas?

•No saben decodificar de manera eficiente los mensajes subyacentes en la comunicación del manipulador. Toman al pie de la letra la expresión verbal sin captar los tonos, los gestos, los ritmos. Es decir, todo lo que le da significado al discurso.

•Son excesivamente confiadas en los otros.

•Son personas que no confían en si mismas.

•Dudan de sus propias capacidades y esto las hace más vulnerables a las críticas y descalificaciones.

•Pueden ser personas escrupulosas y con cierta tendencia natural a culpabilizarse. Esto resulta muy funcional al manipulador, ya que carga también con las culpas de este.

•Son personas con gran capacidad de trabajo.

•Se hacen cargo, entre otras cosas, del cuidado de las relaciones afectivas y sociales de su entorno. Pueden ser muy ordenadas laboralmente y no escatiman esfuerzos para lograr que todo salga “como debe ser”.

•Pueden ser muy ordenadas laboralmente y no escatiman esfuerzos para lograr que todo salga “como debe ser”.

• No les cuesta sacrificarse por los demás.

•Trabajan más que el común de las personas pudiendo llegar incluso al agotamiento.

•Les cuesta aceptar la ayuda de los demás.

•Son personas muy tolerantes y comprensivas.

•Les cuesta poner límites.

•Suelen perdonar aún lo imperdonable.

•Suelen ser personas muy generosas

•Suelen estar siempre disponibles.

•Cuando se comete un error tienden a hacerse cargo.

•Son muy autocríticas y suelen autoculparse.

•Sobrevaloran la posesión propia o ajena de bienes culturales o materiales.

•Trata de disimular su inseguridad esforzándose en dar una buena imagen personal.

•Pueden ser personas ingenuas y crédulas aunque den la imagen contraria.

•Al no tener malas intensiones, frente a una situación conflictiva tratan de dar explicaciones rápidamente (explican y explican).

•Son personas con gran poder de adaptación; en realidad son sobreadaptadas.

•Piensan que mediante el esfuerzo pueden llegar a cambiar al manipulador

•Durante su infancia vivieron situaciones traumáticas debido a la proximidad de algún manipulador entre los adultos significativos de su entorno.

•Son personas extremadamente permisivas con sus hijos por aquello de: “No quiero que sufra lo que yo sufrí...”.

Tanto el manipulador como el manipulado tienen una característica que concuerda en la estructura de base de sus personalidades y que es la inseguridad. Y la inseguridad, sabemos, tiene estrecha relación con la baja autoestima. La autoestima es aprender a querernos y respetarnos, y es algo que se construye por dentro y que depende principalmente del ambiente familiar en el que fuimos criados y de los estímulos y valoraciones recibidos en ese entorno significativo. Y este gran déficit de autoestima es lo que claramente puede observarse en las características generales que hemos dado de las personas vulnerables a ser manipuladas.